sábado, 31 de diciembre de 2011

Microcuentos

Los microcuentos -de una extensión que no supera las 200 palabras- parecen haber ganado un gran protagonismo en estos últimos tiempos. Quizás su extrema brevedad y, por tanto, la necesaria intervención del lector en el circuito estético, hace que adopte un carácter interactivo que seduce.
Lo que quedaría por pensar y discutir es:
¿Qué efecto produce un cuento de 20 palabras y otro de 50? ¿Es el mismo? Y si no lo es, ¿en qué consiste la diferencia?
¿Cómo resolver los problemas terminológicos que giran en torno al cuento breve?


En un artículo sobre el microrrelato podemos leer distintos términos que caracterizan desde el más breve hasta el más extenso como hiperbreve, microrrelato, cuento breve, cuento, novela breve o nouvelle, novela, ciclo novelístico.
A su vez podemos deleitarnos con 111 microrrelatos, de los que escogí:



JULIO CORTÁZAR (Argentina): “Amor 77” (31 palabras)

Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son. Un tal Lucas, 1979


FELIPE GARRIDO (México): “Fracaso” (23 palabras)

Subir al tercer piso le toma cincuenta y ocho segundos. Decide terminar. Abre la puerta. Naufraga en sus ojos, color de miel.
En: Lauro Zavala, La minificción en México, p. 53


WILLIAM OSPINA (Colombia): “Amenazas” (12 palabras)

Te devoraré —dijo la pantera.
—Peor para ti —dijo la espada.